Chiapas es el estado mexicano con mayor diversidad étnica. Datos recientes informan que en la actualidad se hablan 12 lenguas, de los siguientes grupos autóctonos; Tzeltales, Tzotziles, Lacandones, Choles, Tojolabales, Zoques, Mames, Mochos, Cakchiqueles, Chujes, Kanjobales y Jacaltecos.

  • Tzeltal
  • Tzotzil
  • Tojolabal
  • Chol
  • Zoque
  • Mame, Mocho y Kakchiquel

Comunidad Tzotzil



Los tzotziles habitan en el centro y norte del estado de Chiapas, en una de las nueve regiones socioeconómicas del estado. El pueblo tzotzil y el tzeltal constituyen una sola área geográfica, su ubicación se localiza especialmente en los municipios de Chalchihuitán, Pantelhó, Soyalhó, Bochil, Chenalho, San Andrés Larráinzar, Chamula, Zinacantán y San Cristóbal de las Casas.

El idioma tzotzil pertenece a la familia mayense, es hablada por más de 350.000 personas, es la segunda lengua más hablada y representa el 32% de hablantes de lenguas indígenas del estado de Chiapas. Los tzotziles se refieren a su lengua con el mismo nombre que lo hacen los tzeltales, Bats'i k'op, "palabra original", o jk'optik, "nuestra palabra".

Comunidad Tzeltal




Los tzeltales son el grupo étnico de mayor número de habitantes en el estado de Chiapas, perteneciente a la gran cultura maya. Su ubicación geográfica se encuentra situada en el norte y suroeste de la ciudad de San Cristóbal de las Casas. Principalmente se localizan en los municipios de Yajalón, Chilón, Pantelho, Ocosingo, Altamirano, Cancuc, Tenejapa, Oxchuk y Amatenango.

La mayoría de los tzeltal viven en comunidades bajo el sistema mexicano llamado "usos y costumbres", el cual pretende respetar las autoridades y política tradicional indígena.

Los tzeltales se autodenominan Winik Atel, "hombres trabajadores" y hablan el idioma tzeltal o bats'il k'op, "palabra original", además del español. El tzeltal pertenece a la familia mayense.

Comunidad Lacandona

Los indígenas de la etnia lacandón se llaman así mismos, Hach winik, que quiere decir "verdaderos hombres".

El pueblo lacandón se sitúa en el estado de Chiapas y parte de Guatemala. Se dividen en dos grupos, denominados los del norte, que habitan principalmente en las localidades de Nahá y Metzaboc, y los del sur, ubicados en la localidad de Lacan ha Chan Sayab.

El número de habitantes ronda el millar y su lengua es un dialecto del maya-yucateco, en todas las comunidades lacandonas se mantiene y se usa el idioma maya de forma cotidiana oralmente, sólo unos pocos integrantes se han interesado en desarrollar su escritura.

Ocupación

Las diferentes etnias se dedican a la agricultura y cultivan el maíz, frijol, chile y calabaza, en algunas regiones de los altos de Chiapas las familias cultivan arboles de fruta de diversas clases gracias al clima predominante en la región, los cuales se comercializan en las cabeceras principales de la Entidad Chiapaneca.

Poseen una huerta familiar y cultivan gallinas, cerdos y ovejas en la región donde habitan, La diferentes etnias son conocidas también, gracias a su trabajo en la elaboración de artesanías, por lo que hay un sin número de habitantes quienes sobreviven de esta actividad.

Complementan su economía familiar con el cultivo de flores, los principales municipios  donde se cultivan flores y plantas de ornato en Chiapas son Zinacantán, San Juan Chamula, Huixtán, Larráinzar, San Cristóbal de las Casas, Chenalhó, Tuxtla Chico y Tapachula. Entre las especies que más se cultivan se encuentran el crisantemo, margarita, alcatraz, gladiolo, clavel, nube, rosas y follajes como palmas.

Comunidades



La compleja composición étnica de Chiapas se refleja en más comunidades indígenas que, según la región y filiación de los habitantes, le dan un carácter muy peculiar. Así son contrastantes los pueblos y villas con respecto a los de la selva y los de la costa. Las ciudades más importantes como Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Comitán, Tapachula y Tonalá son modernos, con construcciones de hechura reciente, y en los alrededores y en la selva se hallan comunidades que viven como hace dos siglos atrás.

Por lo general, los asentamientos rurales se hallan dispersos en pequeños parajes. Sus viviendas son de bajareque y techo de palma en las tierras bajas y madera o adobe en las montañas, algunas más están construidas por lámina de cartón ubicadas principalmente en las regiones de los altos de Chiapas.