Una rica y complicada gama de costumbres y creencias conviven en el Estado de Chiapas, pues cada uno de los grupos étnicos que allí habitan posee hondas raíces y tradiciones cuyos orígenes, en algunos casos, se pierden en el tiempo y en los recónditos secretos de la historia de sus más antiguos ancestros: lMayas y Zoques. Así, en el amplio territorio que hoy ocupa el estado de Chiapas, se encuentran los grupos tzeltal, tzotzil, chol, zoque, tojolabal, lacandones y mames, y en todos ellos hay  un smotivo para celebrar.

Todos estos grupos comparten un número importante de rasgos culturales similares como la lengua, la vestimenta y principalmente las creencias, como los pensamientos acerca de la vida y de la muerte, la naturaleza, la religión entre católica y pagana, los grupos familiares, los niños, las mujeres y los ancianos, entre otras de las cosas que conforman su amplio mundo de símbolos e imágenes míticas y mágicas.

En las fiestas se dan cita los comuneros y visitantes de distintas comunidades entre el bullicio y la algarabía de las personas, vendedores de artesanías, dulces, comidas  y un sinfín de cosas, en un marco en el que resaltan los coloridos trajes de distintas áreas de la entidad. Las tradiciones y costumbres se viven diferente en en las comunidades de los altos de Chiapas. San Juan Chamula y de Zinacantán, donde las celebraciones religiosas, al interior de los templos católicos, alcanzan niveles mágicos, pues las luces y el humo de las velas se mezclan con las oraciones en varias lenguas indígenas y el olor a aguardiente, en medio de un ambiente de gran misticismo.

Carnaval Zoque de Ocozocoautla de Espinoza

El Carnaval Zoque Coiteco es una de las celebraciones más representativas del municipio de Ocozocoautla de Espinoza, conocido también como Coita y localizado a 20 minutos de la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez. El Carnaval Zoque empieza el séptimo viernes antes del Miércoles de Ceniza y puede durar hasta una semana.

Este periodo de algarabía muestra elementos religiosos de las tres culturas que sustentan la identidad de la región: la zoque, la árabe y la española. Esta celebración reúne a músicos y danzantes tradicionales, ataviados con ostentosas y coloridas vestimentas y máscaras con rostros humanos estilizados, que rinden honor a “Tajaj Jama” cuyo significado en lengua Zoque es “Padre Sol”.

Sus rituales simbolizan la lucha entre el bien y el mal, entre los moros y los cristianos, razón por la cual sus personajes principales son el Mahoma, el David, el caballo, -de orígenes españoles y árabes- el tigre-jaguar y el mono de origen zoque. Los instrumentos musicales utilizados durante el carnaval son el tambor y el carrizo de 24 sones; de origen zoque simbolizan el latir de la vida y el silbar del viento.

Kinta-Jimultik en San Juan Chamula

Esta es una de las celebraciones mas importantes en el mundo de los indigenas Tzotziles de Chiapas, y se lleva a cabo 4 dias antes del miercoles de ceniza. El carnaval o Kinta-Jimultik, en tzotzil, representa a los cinco dias "perdidos"(uayeb) del antiguo calendario maya y es cuando se baila para que nazca un nuevo año. Suenan los cohetes durante los cuatro dias, simbolo de presencia y alegria; la musica de arpas, guitarras, acordeones y tambores, instrumentos utilizados para la expresion musical chamula.

En San Juan Chamula, el rito comunitario alcanza su culminación durante el kin tajimultik, la fiesta india más conocida de Chiapas. Se ofician misas especiales, desfiles de hombres enmascarados: el martes de carnaval se efectúa la ceremonia de purificación,al ritmo de la danza del Bolonchón, los hombres chamelas bailan vestidos de mono “mash”, para después realizar una carrera frente a la iglesia del pueblo en donde pasan sobre brasas ardiendo, además se realizan danzas que describen antiguas leyendas.

En los poblados de San Juan Chamula y Zinacantán las celebraciones religiosas, al interior de los templos católicos, alcanzan niveles mágicos, donde las luces y el humo de las velas se mezclan con las oraciones en varias lenguas indígenas y el olor a aguardiente, en medio de un ambiente de gran misticismo.

Fiesta Grande de Chiapa de Corzo

A partir del 15 de enero, con el festejo del señor de Esquipulas, la ciudad de Chiapa de Corzo celebra la integración mestiza con un ritual comunitario el más conocido e intenso del mundo chiapaneco: la fiesta de los Parachicos “La fiesta grande de Chiapa de Corzo”. Toda la ciudad participa en ella, una de las máximas celebraciones tradicionales de México, que culmina con la comida grande consumida en comunidad.

Los chuntá, hombres quienes se disfrazan de mujeres, maquillados y arreglados con vistosos trajes de faldas largas y camisas bordadas, portando mascadas o chalinas en la cabeza, sobre la cual llevan canastas adornadas. Este personaje representa a los sirvientes, a aquellos que repartieron los alimentos, carnes, frutas, verduras, donados por María de Angulo. Los Parachicos representan a los que ayudaron a curar al hijo de la benefactora, recorren durante seis días las calles, alegrando a Chiapa de Corzo con sus chinchines, danzando y cantando al son del tambor y del carrizo, gritando vivas y venerando a los santos. La Chiapaneca, otro de los personajes de la fiesta, es representada por mujeres vestidas con una camisa suelta hasta la cadera con boca redonda, caída hasta los hombros.

Esta fiesta es famosa por el colorido desfile de los Parachicos, el desfile de carros alegóricos que va encabezada por la representación de la legendaria figura de la benefactora doña María de Angulo y la simulación de un combate naval con juegos pirotécnicos que se lleva a cavo en el río Grijalva la noche del 21 de enero.